Foto: Arantxa Boyero Lirón

:: Ampliar Imagen ::

Museo Museo Nacional de Antropología
Inventario CE1998/7/16
Clasificación Genérica Objetos rituales
Objeto/Documento Figura
Materia/Soporte Jade blanco
Técnica Tallado
Dimensiones Altura = 4,60 cm; Longitud = 2,60 cm; Anchura = 2,60 cm
Descripción Figurita en forma de felino realizada en jade. El jade encarna la idea de los valores confucianos y posee cualidades táctiles inequívocas. A los chinos les gusta llevar consigo pequeños objetos, colgantes o tabaqueras de rapé, hechos con esta piedra, cuya superficie fría pronto se calienta en contacto con la mano. Muy apreciado en la cultura china se constituyen en objetos de familia que pasan de generación en generación. La talla del jade es muy difícil y requiere mucho tiempo. Se trata de un material de gran dureza con el que se puede rayar el vidrio y el acero. Esta propiedad aseguraba a los objetos de jade respeto y veneración, y su uso se reservaba a la elite. Llama la atención que entre todos los objetos encontrados en las tumbas neolíticas, los jades sólo se depositasen junto al cadáver como símbolo de creencias religiosas o para la ornamentación del cuerpo. Únicamente en época histórica se utilizó el jade en objetos de uso diario.
Datación 1801=1900
Contexto Cultural/Estilo Asia Oriental
Lugar de Producción/Ceca China (Asia Oriental, Asia)
Lugar de Procedencia China(Asia Oriental, Asia)
Santos Munsuri, Argimiro
Historia del Objeto Colección de objetos orientales adquiridos en 1998 a Dña. María Velasco Gallardo, viuda de D. Argimiro Santos Munsuri, procedentes de China, Tíbet, India y Japón, quedando registrados e inventariados en el Museo con los números 1998/7/1 al 33. El conjunto se compone de 36 objetos entre los que se encuentran representaciones buddhistas, piezas rituales del budismo tibetano y un conjunto de jades rituales chinos del siglo pasado. Todos los objetos están perfectamente documentados.
La colección ofertada por Dª María Velasco es una parte de la colección que su marido D. Argimiro Santos Munsuri había formado a lo largo de su vida y que en su mayor parte donó al Museo en 1989. Los objetos adquiridos en 1998 son aquellos que el coleccionista quiso conservar por su especial aprecio a los mismos.
Las diez primeras piezas, a excepción de las Nº 1 y 9 forman parte del ritual del Budismo vajrayana practicado en Tibet y caracterizado por la utilización de objetos (Nº 6 y 7) con yantras o dibujos que representan diagramas que reúnen la energía y los esfuerzos y conocimientos de la persona que medita para dirigirlos hacia la divinidad, lo masculino y lo femenino en una imagen resumida de toda la creación. Asimismo el uso del Salagrama (Nº 5) o fósil tiene una gran importancia para la meditación sirviendo de ayuda y de punto central para alcanzar la unión mística con la divinidad. La Nº 2 es un Tsa-Tsa, exvoto hecho con arcilla y las cenizas de un lama al que se le considera especialmente santo. La Nº 10 es una maravillosa representación del Monte Kailasa, considerado sagrado en Tíbet, se utiliza como altar en el interior de los monasterios.
La pieza Nº 11 procede de Ceilán, actual Sri Lanka, donde perviven prósimo a India la religión budista. Las escrituras sagradas tienen una importancia singular en la religión budista donde los seglares encargaban textos manuscritos de las enseñanzas de Buddha.
Las piezas Nº 14, 15 y 16 proceden de India y están relacionadas con la práctica de la religión hinduista. Se encuentran desgastadas debido al continuo uso y manipulación de las mismas durante la oración. La Nº 16 representa a Kuan Yin, diosa de la misericordia con niño en los brazos.
La pieza Nº 12 es un estuche conteniendo en tres bandejas los utensilios del platero para trabajar la plata, además del ábaco para sus cuentas, la báscula romana para el pesaje de la misma y los utensilios de escritura: pinceles, tinta, sello, recipiente para el agua...
Las piezas Nº 18 y 25, de jade, en íntima relación con el arte de la Caligrafía en China, el bote para los pinceles y la placa para soporte del papel en el que se va a escribir.
Las piezas Nº 19 a 36, corresponden a unos pocos objetos elaborados en ese material, como sellos de calígrafo o estatuillas, y a un gran número de objetos rituales elaborados en jade, material que tiene una alta representación en el ritual budista. Las hachas votivas utilizadas como ofrenda y la amplia serie de amuletos entre los que destacan los jades Pi en forma de rueda y que simbolizan el cielo. Tienen una gran importancia religiosa, ya que con ellos se enterraba a los muertos y se ofrecía a las montañas y a los ríos en los rituales de paso. El jade preferido era el blanco verdoso.
D. Argimiro Santos Munsuri, aficionado al arte y la filosofía oriental en 1989. Su afición le llevó a realizar en 1934 un viaje a China, en donde visitó principalmente Shanghai y Pekín. Estuvo en museos y excavaciones arqueológicas, y compró unos 300 objetos, que van a formar el núcleo de su colección de Arte Oriental. A su vuelta sigue estudiando la cultura oriental, formando una buena biblioteca sobre el tema, una parte de la cual también ha sido donada al Museo. Viaja frecuentemente a París a ampliar conocimientos, pero también lo hará varias veces a la India, Tíbet, Nepal, China, etc. Fue vocal de la Junta de Calificación, Valoración y Exportación de Obras de Arte, como representación de Hacienda. La colección donada la ha ido formando a lo largo de su vida, comprando los objetos unas veces en los lugares de origen, pero otras en las principales salas de subastas de París, Londres y Nueva York, como son Christie´s, Sotheby´s, etc.
| más imágenes |

Foto: Arantxa Boyero Lirón

Foto: Arantxa Boyero Lirón

Foto: Arantxa Boyero Lirón

Foto: Arantxa Boyero Lirón

Foto: Arantxa Boyero Lirón

Foto: Arantxa Boyero Lirón

Subir

© Ministerio de Cultura y Deporte Accesibilidad | Mapa Web | Créditos | Contacte con Cer.es | Condiciones de uso | NIPO: 551-09-131-6