Foto: José Luis Huelves Morata

:: Ampliar Imagen ::

Museo Museo Nacional del Romanticismo
Inventario CE8456
Clasificación Genérica Mobiliario de soporte
Objeto/Documento Mesa
Tipología/Estado Velador
Materia/Soporte Estructura: Madera
Herraje: Metal
Decoración: Nácar
Pigmento
Técnica Estructura: Ensamblaje
Encolado
Recortado [Tapa]
Atornillado [Herrajes]
Decoración: Tallado
Lacado
Incrustación [Nácar]
Pintado
Dimensiones Altura = 102 cm; Anchura = 65,50 cm; Profundidad = 53 cm
Abierto: Altura = 70 cm
Tablero: Anchura = 65,50 cm; Profundidad = 57 cm
Descripción Velador con tablero abatible en forma de óvalo con perfil mixtilíneo y vástago central que consiste en una columna entorchada con base cilíndrica a la que van unidos tres pies recortados en forma de tornapuntas contrapuestas y con ruedas. El tablero se sostiene con unos listones de refuerzo y se abate activando una pletina metálica que permite ajustarla una vez abierto para su mejor sujeción. Está lacado en negro, habiéndose incrustado posteriormente piezas de nácar en forma de ave, mariposas, pétalos y hojas, además de otras piezas pequeñas como complemento decorativo en todo el perímetro, que lleva pintada en dorado una cenefa de ramitas. El resto de la decoración vegetal está pintada.
Se trata de una tipología de mobiliario muy característica del siglo XIX que ya tiene representación en el Museo del Romanticismo (inv. CE0805). No obstante, aunque sus respectivas estructuras tienen semejanzas, así como la forma de los pies o la decoración de la base cilíndrica del vástago central, a base de flores esquemáticas de ocho pétalos, también tienen características técnicas y estilísticas diferentes. El que ahora nos ocupa combina la decoración polícroma con una fina labor de incrustaciones de nácar tanto a lo largo del borde de la mesa como, principalmente, en los motivos decorativos centrales, de tipo vegetal y zoomorfo, con grandes piezas que han sido utilizadas para los pétalos de las flores, sus tallos, unas mariposas y un pájaro.
Este tipo de decoración responde a la influencia oriental, muy propia del gusto de la época. El éxito que alcanzaron los muebles lacados en el siglo XIX responde al intercambio comercial entre Oriente y Occidente, donde no sólo se imitaron algunas tipologías orientales sino que también se realizó mobiliario de estructura occidental decorado al estilo oriental. Las Exposiciones Universales de la segunda mitad de la centuria propiciaron este interés e intercambio de influencias. No obstante, ya siglos antes países como Francia, Portugal, Inglaterra, España y los Países Bajos trataron de imitar la laca oriental, que en España también recibía el nombre de charol. Se desconoce el lugar de producción de este velador pero responde indudablemente a ese tipo de mobiliario de estructura occidental pero decorado a la oriental, no sólo desde un punto de vista técnico sino también en lo que respecta a la temática representada.
En España, el exotismo de culturas lejanas llamaba ya la atención en la segunda etapa del reinado de Isabel II, en la que personas de elevada clase social comenzaron a decorar a la oriental alguna estancia de sus casas, y sin duda el mobiliario se encontraba entre los elementos que mejor contribuían a conferirle ese carácter. Esta idea se refleja precisamente a través del mobiliario ubicado en la sala XV, Boudoir, del Museo del Romanticismo.
Iconografia Motivos vegetales y animales
Datación 1801=1900 (Siglo XIX)
Contexto Cultural/Estilo Edad Contemporánea
Romanticismo
| más imágenes |

Foto: José Luis Huelves Morata

Foto: José Luis Huelves Morata

Foto: José Luis Huelves Morata

Foto: José Luis Huelves Morata

Subir

© Ministerio de Cultura y Deporte Accesibilidad | Mapa Web | Créditos | Contacte con Cer.es | Condiciones de uso | NIPO: 551-09-131-6