Foto: Ángel Martínez Levas

:: Ampliar Imagen ::

Museo Museo Arqueológico Nacional
Inventario XXII-49-1-3
Clasificación Genérica Numismática
Objeto/Documento Moneda
Nombre Específico Estátero
Emisor/a Corinto
Materia/Soporte Plata
Técnica Acuñación
Dimensiones Diámetro = 21,10 mm; Peso = 8,59 gr
Características Técnicas Posición de cuño = 3 h
Descripción Corinto, reputada en la Antigüedad por su opulencia y prosperidad, la más fuerte y peligrosa rival de Atenas, fue una de las ciudades de mayor importancia política y económica en la antigua Grecia. Su situación privilegiada entre dos mares, vigilando las rutas del istmo que lleva su nombre, unido a una muy floreciente artesanía cerámica, favorecieron su desarrollo como centro de mercado internacional y la convirtieron en lugar de atracción de todo el Mediterráneo.

Debido a su posición de intermediaria en el comercio entre el este y el oeste, Corinto fue una de las principales responsables de la orientalización de la estética y del pensamiento del mundo antiguo occidental. A través de su peculiar estilo cerámico, grifos, esfinges, leones y todo tipo de seres fabulosos se extendieron de un extremo a otro de la cuenca mediterránea. No es extraño, pues, que al igual que en su cultura material, Oriente y Occidente se entremezclen también en sus leyendas y tradiciones. El famoso caballo alado que el príncipe Belerofonte encuentra en la fuente de la acrópolis de Corinto representa ese viaje de ida y vuelta entre ambos mundos. El mito cuenta cómo Atenea, diosa principal de la polis, entregó a Belerofonte la brida mágica que le permitió capturar a Pegaso, con el que el héroe se dirigirá a Oriente a combatir a la Quimera y a las Amazonas.

Pegaso, galopando solitario en el aire, y Atenea, cubierta con el característico casco corintio, son precisamente los tipos que, a partir de finales del siglo VI a.C., figurarán en las acuñaciones de la ciudad. Los estáteros corintios, junto con las tetradracmas atenienses y los estáteros de Egina, fueron las monedas más comunes y de mayor difusión en Grecia. Del mismo modo que las "lechuzas" de Atenas, los "pegasos" de Corinto fueron copiados como moneda de prestigio y divisa internacional, muestra de su florecimiento, tanto político como económico. En la segunda mitad del siglo IV a.C. sus imitaciones proliferaron con fuerza en el Occidente griego, especialmente en Sicilia y en la Magna Grecia, al tiempo que sus diseños monetarios sirvieron como prototipos para las acuñaciones de otras muchas cecas. Sus ecos también alcanzaron a la Península Ibérica donde, a mediados del siglo III a.C., la ciudad griega de Emporion (Ampurias, Gerona) adopta la imagen de Pegaso como modelo para los reversos de sus dracmas, una tipología que perdurará como símbolo de la ciudad hasta sus últimas acuñaciones, a principios del siglo I a.C.
Inscripciones/Leyendas Anverso, Griego
K
Datación 350[ac]=301[ac]
Contexto Cultural/Estilo Edad Antigua
Época Clásica
Lugar de Producción/Ceca Corinto
Clasificación Razonada SNG Danish vol. 3 nº 71.
Catalogador Numismática y Medallística
Subir

© Ministerio de Cultura y Deporte Accesibilidad | Mapa Web | Créditos | Contacte con Cer.es | Condiciones de uso | NIPO: 551-09-131-6