Inventario 1999/99/68
Clasificación Genérica Cerámica
Objeto/Documento Hidria
Autor/a Manera del Pintor de Eufiletos
Materia/Soporte Arcilla
Desgrasante cerámico
Barniz antiguo
Técnica Figuras negras
A torno
Cocción oxidante
Barnizado
Dimensiones Altura = 35,20 cm; Boca = 19,80 cm; Pie = 13,10 cm
Descripción En el panel frontal del hombro dos jóvenes jinetes desnudos montan sobre caballos que se encabritan ante la súbita epifanía de un extraño personaje, una figura masculina alada, vestida con túnica corta y, sobre ella, lo que parece una nébride o piel de animal. El demon corre hacia la derecha, pero vuelve su rostro hacia el jinete situado tras él. Un segundo demon, de figura idéntica al primero, surge del extremo izquierdo de la escena con el ímpetu de su vuelo para alcanzar al primer jinete. En el extremo derecho es un joven desnudo el que corre tras uno de los jinetes. Imágenes de la efebía ateniense, de los jóvenes que practican la monta, el ejercicio ecuestre y atlético, que se ejercitan en la caza y en la guerra, son usuales en estos años finales del arcaísmo. Son perseguidos por dos démones cuyos nombres podrían ser Fobo y Deimo, sus futuros amantes en el campo de batalla, o los Boreades; o sencillamente por dos espíritus que acompañarán su tránsito desde la efebía a la madurez, su paso por el matrimonio.
La escena principal representa la pompé, la procesión nupcial que conduce a la nymphé, a la novia, desde la casa de sus padres a su nuevo hogar en el día de los epaulia. Los recién casados están montados en el carro de caja estrecha que les conducirá a través de la ciudad, a través de las gentes que asisten a este espectáculo social, al que será su hogar, su oikos. El novio conduce la cuadriga mientras sostiene las riendas y una larga fusta. Detrás, casi escondida, se sitúa la novia, cubierta la cabeza con el manto, en el gesto del aidós, el pudor que oculta su rostro pero hace brillar su virtud y su charis, su encanto femenino. Sostiene la corona nupcial en una mano y se agarra con la otra a la caja del carro. El cortejo que acompaña la procesión está formado por dos mujeres y un citarista. Ellas llevan sobre sus cabezas las cestas que contienen el ajuar de la novia, regalos de boda para la recién casada. El citarista de largos cabellos, trasunto humano de Apolo, modelo divino, pulsa las cuerdas de una cítara. En el extremo derecho una mujer recibe la llegada de los novios con antorchas en las manos.
La ceremonia celebra a los novios y su unión, la perpetuación del orden social, político y religioso de la ciudad bajo la norma ejemplarmente sancionada por los dioses. Pero también es un espectáculo ciudadano, una exhibición de aristeia, de la calidad y cualidades de los novios, en su apoteosis o introducción iniciática a una nueva vida.
Iconografia A: Escena nupcial; Figura masculina; Figura femenina; Cuadriga; [Iconografía]; Cítara;
H: Caballo; Jinete; [Iconografía]
Datación 0510[ac]
Contexto Cultural/Estilo Cultura Griega
Época Arcaica
Lugar de Producción/Ceca Ática
Lugar de Procedencia Vulci
Historia del Objeto Colección Várez Fisa.
La hidria lleva bajo el pie dos inscripciones escritas en tinta negra : Vulci 1833 Fouilles Campanari y Visite Durand n° 649. La primera hace referencia al lugar de origen del vaso y al director de la excavación, y la fecha probablemente al momento de adquisición de la pieza. La segunda se refiere al número de catálogo que ésta lleva en la colección Durand, primer comprador de la hidria.
Edme-Antoine Durand, diplomático de carrera y amante de las obras de arte, viajará infatigablemente por Europa, adquiriendo una gran colección de antigüedades. Una primera parte de su colección de vasos fue vendida al Louvre, mientras que el resto se dispersa tras su muerte entre distintos compradores. En la subasta que tuvo lugar en el domicilio del difunto, entre el 25 de abril y el 27 de mayo de 1836 se pusieron en venta un total de 7380 objetos. Para llevar a cabo esta venta se redacta un catálogo, publicado en febrero de ese mismo año. En lo que a nuestra hidria se refiere, y que figura en el catálogo con el número 649, sabemos que fue adquirida por Durand-Duclos La hidria permanece en poder de Durand-Duclos hasta que sale a la venta en la Royal Athena Galleries en enero de 1995.
La variedad y riqueza de la segunda colección Durand obedecía al inicio de las excavaciones de las necrópolis de Vulci. En las tierras del Príncipe de Canino, Lucien Bonaparte - uno de los tres copropietarios del yacimiento - se descubrieron en tan sólo un año entre 1828 y 1829 más de tres mil vasos. Es en los años siguientes cuando debió producirse el encuentro entre Campanari y Durand y donde probablemente nuestra hidria cambió de manos. Campanari lleva alguno de sus vasos a Inglaterra en 1832 donde espera venderlos al British Museum; es entonces cuando hace su aparición en escena Durand quien convence a Campanari para que vaya a París a vender sus vasos a precios más elevados. Es posible que, fruto de estas transacciones, pase nuestra hidria a integrar la colección de Durand, como parece reflejarlo la inscripción que aparece en la base.
Catalogador Antigüedades Griegas y Romanas
| más imágenes |
 
 
Subir

© Ministerio de Cultura y Deporte | NIPO: 551-09-050-6Accesibilidad