Foto: Miguel Ángel Camón Cisneros

:: Ampliar Imagen ::

Inventario 1973/24/7606bis
Clasificación Genérica Numismática
Objeto/Documento Moneda
Nombre Específico Dinero
Emisor/a Urraca de Castilla
Materia/Soporte Vellón (1)
Técnica Acuñación
Dimensiones Diámetro = 18,70 mm; Peso = 1,15 gr
Descripción En los territorios cristianos, la acuñación de moneda fue mucho más tardía que en los islámicos debido a las diferentes condiciones económicas y sociales.
Tras la destrucción del reino visigodo de Toledo por la invasión musulmana en 711, los núcleos cristianos no acuñaron moneda propia, seguramente por diversas causas: baja actividad económica, debilidad del poder central para ejercer su prerrogativa de acuñación de moneda y la existencia de otros numerarios que cubrían la necesidad de moneda (antiguas monedas bajoimperiales y visigodas y las contemporáneas carolingias y, sobre todo, andalusíes). Además se empleó el trueque y se usó como moneda de cambio el modio de trigo, la oveja y la plata al peso.
Tras unos primeros intentos de amonedación estable, el despegue definitivo se produjo a finales del siglo XI, ligado al desarrollo de la vida urbana y del comercio, el impulso del Camino de Santiago y la consolidación de la conquista y las nuevas estructuras políticas.
Cada reino tuvo su propio sistema monetario, con distintos valores y tipos que combinaban imágenes de los reyes, símbolos religiosos y emblemas heráldicos. Aunque hubo emisiones en oro y plata, la moneda más característica de la Edad Media hasta el siglo XIII fue el dinero de vellón (aleación pobre de plata con cobre), acuñado en todos los reinos cristianos europeos.
Esta pieza es precisamente un dinero de vellón, emitido por Doña Urraca, reina de León y de Castilla. Urraca fue declarada heredera por su padre Alfonso VI, pero, siendo mujer viuda, se le buscó un marido que gobernase de forma efectiva el Reino. El elegido fue su primo, Alfonso I de Aragón. Ambos, de fuerte carácter, se enfrentaron por querer ejercer el poder sin restricciones, ya que Urraca se consideraba reina de pleno derecho. Tras ser repudiada por su esposo, en 1114, hubo también de mantener combates con su hijo, Alfonso VII, para reafirmar su autoridad real, por lo que su reinado (1081-1126) fue una continua sucesión de enfrentamientos. Esta pieza es el claro reflejo de esta situación, ya que se representa el retrato de la Reina poniendo de manifiesto su pretensión de soberanía única, hecho excepcional en aquellos momentos.
Doña Urraca falleció en el castillo de Saldaña (Palencia) y sus restos reposan en el Panteón de Reyes de San Isidoro de León.
Datación 1109-1126
Contexto Cultural/Estilo Reino de Castilla
Lugar de Producción/Ceca Toledo
Historia del Objeto Perteneció a la colección de Domingo Sastre Salas.
Clasificación Razonada Álvarez Burgos (1998), nº 11
Heiss, nº 1, lám. 1-1
Catalogador Numismática y Medallística
| más imágenes |

Foto: Miguel Ángel Camón Cisneros

Foto: Miguel Ángel Camón Cisneros

Foto: Miguel Ángel Camón Cisneros

Subir

© Ministerio de Cultura y Deporte | NIPO: 551-09-050-6Accesibilidad