Foto: Museo Nacional de Escultura

:: Ampliar Imagen ::

Inventario CE0184
Clasificación Genérica Escultura
Objeto/Documento Escultura de busto
Autor/a Anónimo
Título Retrato de caballero con gola
Materia/Soporte Mármol
Técnica Esculpido
Dimensiones Escultura de busto: Altura = 57 cm; Anchura = 58 cm; Profundidad = 28 cm
Peana: Altura = 13 cm; Anchura = 25 cm; Profundidad = 25 cm
Descripción Retrato de un militar de evidente edad madura y presumible alto rango. Elegante de proporciones, sobre la armadura de sobrios motivos lineales, trabajada con impecable simplicidad, se dispone el manto de la manera habitual en estos bustos; introduce un cambio de texturas y tratamiento de superficies mediante su juego de pliegues, con efectos de claroscuro, a los que contribuye el amplio cuello de lechuguilla. El rostro de suave modelado, acusa rasgos personales matizados por cierta idealización. No conserva su basa original.
Iconografia Retrato individual masculino; Caballero
Datación 1601=1633
Contexto Cultural/Estilo Barroco italiano
Clasificación Razonada A lo largo de la Edad Media se asiste a la recuperación del retrato privado, que progresivamente se desliga de otros temas hasta constituirse en género independiente, eminentemente profano. Mientras que en la pintura alcanza un extraordinario desarrollo y demanda, en la escultura se ve limitado prácticamente a los monumentos funerarios y las estatuas ecuestres, casos ambos en los que la necesidad de perdurabilidad y la función de representación o reemplazo lo hacían el más idóneo. Una de las razones que explican esta escasa demanda es el elevado coste de fabricación con materias primas difíciles de obtener y las complejidades del transporte; otras hay que buscarlas en una predilección general por las técnicas pictóricas, y su más amplio abanico de posibilidades.
En el Renacimiento se retomó del retrato escultórico romano, el tipo de busto alargado hasta poco más abajo de los hombros, rematado mediante el manto (paludamento) en forma semicircular, más o menos pronunciada, y dispuesto sobre una pequeña basa. Realizados en mármol o bronce su interpretación evolucionará durante los siglos XVI y XVII desde la inicial fidelidad al modelo hasta la formulación plenamente barroca en las obras de Bernini. En esa línea se inscribe este retrato.
Aunque en la escultura española no se desconozca la técnica necesaria para su realización, como manifiestan en los monumentos funerarios, esta pieza es por concepto y estilo ajena a su producción habitual. Su artífice habría de buscarse en alguno de los centros italianos con los que España mantenía fluidas relaciones políticas comerciales y culturales, como Génova, Roma o Nápoles, y en los que se realizaban habitualmente encargos artísticos, siendo los mármoles uno de los principales objeto de importación.
Para el retrato que debía perpetuar su imagen por encima de lo efímero del tiempo, este personaje ha elegido una de estas obras de importación, sólo accesibles a una elite, bien situada social y económicamente, cuya posesión remarcaba su pertenencia a un estamento privilegiado.
Bibliografía FERNÁNDEZ GONZÁLEZ, Rosario. Retrato de caballero. En: URREA FERNÁNDEZ, Jesús(dir). Museo Nacional de Escultura III: La realidad barroca. Valladolid (m): 2005. pp. 22-23.
Catalogación Fernández González, María del Rosario
| más imágenes |

Foto: Museo Nacional de Escultura

Foto: Museo Nacional de Escultura

Subir

© Ministerio de Cultura y Deporte | NIPO: 551-09-127-7Accesibilidad