Foto: Pablo Linés Viñuales

:: Ampliar Imagen ::

Inventario CE0595
Clasificación Genérica Indumentaria; Textiles
Objeto/Documento Chaqueta
Materia/Soporte Hilo
Técnica Encaje de Chantilly
Dimensiones Contorno: Longitud = 102 cm
Delantero: Longitud = 56 cm
Espalda: Longitud = 56 cm
Manga: Longitud = 51 cm
Descripción Chaqueta con mangas largas, cuello redondo y sin botones. Realizada en encaje de chantilly negro, con fondo realizado a punto de tul y nutridos formando una decoración de elementos florales: ramos y guirnaldas. Remata en ondas en todo su contorno y en las mangas.
Esta prenda de indumentaria junto con la mantilla Inv. CE6266, tienen el valor añadido de haber pertenecido a Eugenia de Montijo. Realizadas en encaje de Chantilly negro, fueron seguramente fabricadas en el país vecino para la emperatriz de Francia.
El encaje de Chantilly, que toma su nombre de la región francesa donde se desarrolló y popularizó, es un encaje de bolillos realizado con hilos de seda, empleándose dos tipos de hebra, una muy fina y retorcida para los fondos y otra más gruesa y floja para los motivos, que generalmente son florales. Su ejecución se solía llevar a cabo en pequeños talleres familiares. Era una artesanía femenina que se iba transmitiendo de madres a hijas.
Durante el siglo XIX el encaje se aplicó a diferentes prendas de indumentaria como chaquetas, chales o mantillas. La mantilla fue un adminículo típicamente español con el que las damas decimonónicas se cubrían la cabeza. Las francesas, por el contrario, la empleaban como un chal para taparse los hombros.
Estas dos prendas fueron donadas al Museo del Romanticismo por Dª H. A. Buschek, quien afirma pertenecieron a Eugenia de Guzmán. Hija de un aristócrata español que había luchado en el bando francés durante la guerra de la Independencia, cursó estudios en Francia y en el Reino Unido. En 1853 contrajo matrimonio con Napoleón III, presidente de la Segunda República desde diciembre de 1848, quien poco antes se había autoproclamado emperador. Eugenia se interesó en los asuntos de Estado, en los que intervino manifestando siempre sus propios puntos de vista. Desempeñó la regencia en tres ocasiones (1859, 1865 y 1870). En 1861 abogó por la intervención francesa en México, que concluyó con la invasión de dicho país y la coronación como emperador de Maximiliano I. En 1869 asistió a la inauguración del canal de Suez, obra de ingeniería cuyo fin era demostrar el desacreditado liderazgo francés en el escenario político mundial. Tras el descalabro militar francés en la batalla de Sedan en septiembre de 1870, desaparece el imperio que es sustituido por la 3ª República. Eugenia huyó junto con su familia a Londres donde estableció su residencia definitiva.
La emperatriz francesa fue considerada un icono de la moda del siglo XIX. Cualquier indumentaria lucida por ella, pasaba a formar parte del armario de las mujeres elegantes. Las revistas femeninas comentaban detalladamente las prendas que Eugenia lucía en cada una de sus salidas. Entre ellas siempre estaba la mantilla de encaje de Chantilly, que alcanzó un gran auge durante el Segundo Imperio.
Iconografia Motivos vegetales
Datación 1860[ca]
Contexto Cultural/Estilo Romanticismo
| más imágenes |

Foto: Pablo Linés Viñuales

Foto: Pablo Linés Viñuales

Subir

© Ministerio de Cultura y Deporte | NIPO: 551-09-133-7Accesibilidad