Foto: Pablo Linés Viñuales

:: Ampliar Imagen ::

Museo Museo Nacional del Romanticismo
Inventario CE1603
Clasificación Genérica Pintura
Objeto/Documento Cuadro
Autor/a Carderera y Solano, Valentín (Lugar de nacimiento: Huesca, 14/02/1796 - Lugar de defunción: Madrid, 25/03/1880)
Título María Teresa Orsini, Princesa Doria
Materia/Soporte Soporte: Lienzo
Técnica Pintura al óleo
Dimensiones Altura = 60,70 cm; Anchura = 48,50 cm
Marco: Altura = 72 cm; Anchura = 59 cm
Descripción Retrato de busto femenino sobre fondo oscuro. La dama aparece peinada con bucles a ambos lados de las sienes y tocada con un exótico turbante rematado en gran broche, que hace juego con el collar y los largos pendientes de oro, brillantes y esmeraldas. Luce sobre los hombros una impresionante boa de piel. En este lienzo vemos una de las características de la pintura de Valentín Carderera, como es el gusto por la representación de la joyería y la minuciosidad con la que son tratados estos ornamentos, que en conjunto aportan gran maestría a la obra. De hecho sabemos que el pintor elaboró una ingente cantidad de dibujos de joyas que se conserva en el Museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.
María Teresa Orsini perteneció a una ilustre familia italiana. Casada con Gian Luigi Doria Pamphili, príncipe de Melfi, se dedicó durante toda su vida a actividades de beneficencia y a atender a los más desfavorecidos. Participó en la fundación de las órdenes de las Hermanas Hospitalarias y de las Damas Lauretanas que se ocupaban de la rehabilitación de prostitutas y la asistencia a los peregrinos.
El Museo del Romanticismo conserva otro retrato de la Princesa Doria (Inv. CE1744) de características muy similares y del mismo autor, del que se aprecian ligeras diferencias en el aderezo y el atuendo. Pedro de Madrazo que fue el primer biógrafo del oscense, en "Necrología a Valentín de Carderera" publicado en 1882 en el "Boletín de la Real Academia de la Historia", relata que Valentín Carderera durante su estancia en Roma, enamorado platónicamente de la Princesa Doria, realizó dos retratos de la dama y que de regreso a España en 1831, efectuó otros tantos de memoria. Conocemos también por Madrazo que tenía una de estas efigies en su estudio del Palacio de Villahermosa, y que el joven Príncipe Doria, fallecida ya su madre, le pidió al pintor un retrato de estos para su galería de pinturas.
Valentín Carderera se había formado en el taller de Mariano Salvador Maella y, tras la muerte de éste, en el obrador de José de Madrazo. Posteriormente marcharía a Italia, donde ejecutaría este lienzo. En 1822 había llegado a la ciudad del Tíber, pensionado por el duque de Villahermosa. En Roma estudiará y conocerá de primera mano tanto las corrientes artísticas contemporáneas como el arte clásico y renacentista. En esta ciudad entrará en contacto con las personalidades más influyentes del momento que le encomendarán múltiples retratos, permaneciendo de este modo muchas de estas obras en colecciones particulares italianas. El pintor se explayará en estos retratos de personajes de la nobleza y de la jerarquía eclesiástica, resultando obras de una calidad muy superior a las efigies efectuadas para la realeza, que resultan bastante más rígidas y artificiosas.
Iconografia Retrato individual femenino
Datación 1822-1831
Contexto Cultural/Estilo Romanticismo
Reinado de Fernando VII (1814-1833)
| más imágenes |

Foto: Pablo Linés Viñuales

Foto: Pablo Linés Viñuales

Foto: Pablo Linés Viñuales

Subir

© Ministerio de Cultura y Deporte Accesibilidad | Mapa Web | Créditos | Contacte con Cer.es | Condiciones de uso | NIPO: 551-09-131-6