Foto: Juan Carlos Martín Lera

:: Ampliar Imagen ::

Museo Museo Nacional del Romanticismo
Inventario CE2049
Clasificación Genérica Escultura; Metalistería
Objeto/Documento Figura
Tipología/Estado Boceto; Antropomorfa
Autor/a Escultor: Benlliure y Gil, Mariano (Lugar de nacimiento: Valencia, 08/09/1862 - Lugar de defunción: Madrid, 09/11/1947)
Fundidor: Masriera i Campins (act. 1884-1904)
Título Boceto del monumento a Antonio de Trueba
Materia/Soporte Figura: Bronce
Peana: Mármol granate [Veta blanca]
Placa: Bronce dorado
Técnica Figura: Fundido
Peana: Esculpido
Placa: Fundido
Grabado
Dimensiones Altura = 42,50 cm; Anchura = 18,70 cm; Profundidad = 20,80 cm
Figura: Altura = 28 cm; Anchura = 17 cm; Profundidad = 17,50 cm
Peana: Altura = 13,70 cm
Descripción Boceto de un retrato en bronce fundido del escritor Antonio de Trueba (1819-1889), en edad madura, luciendo un poblado bigote. Viste chaleco, corbata de lazo, levita y pantalón, y calza botines. Está sentado en un banco, girado hacia un lado y en actitud distendida, apoyando su codo izquierdo en el respaldo y dirigiendo la mirada hacia el otro lado. En sus manos sostiene un lápiz en alusión a su profesión. Se apoya sobre una peana prismática de mármol con una cartela metálica en la que figura inscrito "Antonio de Trueba".
Esta escultura fundida en bronce por Masriera y Campins, Fundidores de Barcelona, y firmada por Mariano Benlliure fue realizada a partir del boceto de yeso que hizo el artista valenciano para la monumental que se halla hoy en los jardines de Albia de Bilbao, y con la que el célebre escultor, máximo representante del naturalismo que se impone a finales del siglo XIX en la pintura y la escultura, ganó la Medalla de Honor en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1895, que le fue concedida por unanimidad, algo inédito hasta entonces en una obra escultórica. El realismo es evidente en detalles como la forma de estar sentado en un banco de los que podía haber entonces en los parques, con una actitud distendida y relajada, los pies cómodamente cruzados y la mirada perdida.
El destino de la escultura monumental para la que ésta sirvió de boceto se explica porque el escritor marchó a vivir a Bilbao cuando en 1862 fue proclamado Cronista y Archivero del Señorío de Vizcaya por las Juntas Generales de la provincia. Tras el paréntesis de la segunda Guerra Carlista, durante la cual debió marchar a Madrid (1873) acusado de una supuesta simpatía hacia el carlismo, volvió a Bilbao, donde fue rehabilitado y nombrado Padre de la Provincia (1876) y desarrolló una gran actividad; fundó la sección literaria del diario «intransigente» El Noticiero Bilbaíno, que más tarde dirigió, y publicó buen número de obras sobre didáctica, genealogía, literatura, historia y leyendas. Todo ello explica que tras su muerte la Diputación Provincial de Vizcaya crease una comisión especial para determinar la mejor forma de honrarle y aunque la decisión definitiva se fue demorando, por fin en noviembre de 1891 se acordó levantar una estatua en el ensanche de Bilbao. Mariano Benlliure fue el artista elegido para el encargo por la comisión y este boceto, de 1896, fue realizado a partir del que hizo en barro dos años antes.
Existe una reproducción en el Museo de Valencia.
Iconografia Retrato individual masculino
Datación 1896
Contexto Cultural/Estilo Reinado de Alfonso XIII (1886-1931)
Realismo
| más imágenes |

Foto: Juan Carlos Martín Lera

Foto: Juan Carlos Martín Lera

Foto: Juan Carlos Martín Lera

Foto: Juan Carlos Martín Lera

Foto: Juan Carlos Martín Lera

Foto: Juan Carlos Martín Lera

Subir

© Ministerio de Cultura y Deporte Accesibilidad | Mapa Web | Créditos | Contacte con Cer.es | Condiciones de uso | NIPO: 551-09-131-6