Museo Museo Nacional de Artes Decorativas
Inventario CE26803
Clasificación Genérica Instrumentos musicales
Objeto/Documento Guitarra-Lira
Materia/Soporte Trastes: Metal
Puente: Hueso
Aros: Palisandro cocobolo
Fondo (instrumento musical): Palisandro cocobolo
Tabla armónica: Madera de abeto
Clavijero: Pigmento negro
Yugo: Pigmento negro
Técnica Ensamblaje
Talla (madera)
Corte (madera)
Clavijero: Madera pintada
Yugo: Madera pintada
Dimensiones Grosor = 10,50 cm; Altura máxima = 80 cm; Altura mínima = 34,50 cm
Descripción Guitarra en forma de lira, compuesta por una caja de resonancia de diversos tipos de madera, con base plana, cuerpo ovoide y extremos alargados, definiendo la característica forma de lira. La tapa armónica presenta una rosa central en forma de esvástica con bordes curvilíneos, y dos pequeños oídos paralelos en los laterales en forma de media luna y bajo la curva de la caja de resonancia. El puente es de madera y hueso, con decoraciones vegetales en madera tallada que surgen de sus dos extremos. El mástil posee catorce trastes metálicos que llegan hasta la caja de resonancia, con un pasador o cejuela en la parte superior. El clavijero semicircular, en forma de abanico, consta de seis orificios para las clavijas (no conservadas) y posee cierta pigmentación en color negro, junto al yugo o travesaño que une los extremos de la caja de resonancia y cuya función es meramente ornamental.
Iconografia En la parte central de la tabla armónica.: Esvástica curvilínea;
En la parte baja de la tabla armónica.: Motivos vegetales;
En la parte superior de la tabla armónica.: Media Luna;
Dos pequeños oídos con abertura en forma de medias lunas paralelas, situadas bajo la curva de la caja de resonancia.
Datación 1815
Contexto Cultural/Estilo Edad Contemporánea
Lugar de Producción/Ceca París (Francia, Europa)
Clasificación Razonada Durante el periodo del Consulado y el Imperio napoleónico, diversos constructores parisinos concibieron una serie de instrumentos híbridos de fantasía que fueron alcanzando amplia difusión, pese a que sus elementos decorativos primaban sobre la facilidad interpretativa. Uno de ellos era la denominada "Nouvelle Lyre-guitare", es decir, una guitarra cuya caja imitaba la forma de la lira antigua, con los dos brazos -ya inútiles- rodeando un mástil central con trastes, clavijero y sostenido por un yugo central. Pese a que su forma no facilitaba la correcta sujeción para su ejecución -necesitándose a veces hasta una peana para apoyarla-, gozó de una gran popularidad en los salones franceses como reflejo del creciente interés hacia la Antigüedad y los elementos clásicos, extendiéndose rápidamente a otros países como Inglaterra, España, Suecia, Rusia e incluso América. El instrumento era tañidos fundamentalmente por mujeres de la aristocracia para así acompañar el canto, aunque también podía formar parte de agrupaciones camerísticas con bandurrias y guitarras, tal y como muestra el célebre cuarteto valenciano "El Turia" de Estanislao Marco, discípulo predilecto de Francisco Tárrega y maestro de Narciso Yepes.
Para los franceses, acostumbrados a su guitarra de cinco órdenes simples, este instrumento aportó la gran novedad de aumentar el número de cuerdas a seis, equiparándose así a las españolas e italianas. Compositores de la talla de Fernando Sor, Ferdinando Carulli o Mauro Giuliani -quién además la tocó en un concierto en Nápoles en 1826-, escribieron para ella piezas y fantasías, que fueron aumentando con las aportaciones de algunos de los grandes autores franceses activos durante el primer cuarto del siglo XIX. Sin embargo, su declive coincidió con la caída de la popularidad de la guitarra como un instrumento de salón, que fue siendo sustituido cada vez más por el mejorado y ambicioso piano. Aún así, como símbolo de los ideales clasicistas, la guitarra-lira persistió en la iconografía de las alegorías evocadoras de lo griego y lo romano, como refleja el retrato realizado por Goya a la Marquesa de Santa Cruz que custodiada el Museo Nacional del Prado.
Conjuntamente a la "guitarra-lira", otros instrumentos híbridos alcanzaron gran notoriedad en aquellas primeras décadas decimonónicas, como las "guitarras-salterio", las "guitarras inglesas" -con forma de cistro y un teclado sobre las cuerdas-, las "guitarras-caña" o el "harpolira"-una extraña guitarra con 21 cuerdas repartidas entre tres mástiles-.
Bibliografía BORDAS IBÁÑEZ, Cristina. Instrumentos musicales en colecciones españolas. Nº ed. 2ª Ed. Madrid: Centro de Documentación de Música y Danza (INAEM); Instituto Complutense de Ciencias Musicales, 2008. p. 376, il. 879; Guitarra-Lira
Subdivisión: Pulsados: laúdes y guitarras
Lugar: Francia?
Fecha: s. XIX
Descripción: TA de abeto. Aros y fondo de palisandro-cocobolo. Sobre la TA una rosa central (D 73 mm) en forma de flor de cuatro pétalos, más dos pequeñas aberturas en forma de media luna paralelas a la curva de la caja. 14 trastes metálicos sobre el diapasón. Puente en estilo francés con seis botoncillos frontales y adornos en forma de ramas en los extremos. Clavijero en forma de abanico con seis clavijas. Algunas partes del yugo y del clavijero están pintadas de color negro.
Materiales: Madera, metal
Dimensiones: A máx 81; An en los extremos de los brazos 33; An máx de la caja 34,2; Gr caja en la base 9, en extremo superior I; D rosa 7,3
Museo o colección: Museo Nacional de Artes Decorativas
Nº de inventario: 26803
Procedencia: Ingreso en 2004. Vol. I
Subir

© Ministerio de Cultura y Deporte Accesibilidad | Mapa Web | Créditos | Contacte con Cer.es | Condiciones de uso | NIPO: 551-09-131-6