Foto: Arantxa Boyero Lirón

:: Ampliar Imagen ::

Inventario CE5417
Clasificación Genérica Elementos anatómicos; Restos humanos
Objeto/Documento Esqueleto
Materia/Soporte Esqueleto: Hueso
Soporte: Madera
Cartela: Papel
Dimensiones Altura = 254 cm; Anchura = 68 cm; Profundidad = 20 cm
Descripción Esqueleto humano de dimensiones superiores a la media, montado sobre tablero de madera con sujeción de los huesos mediante clavos.
Se trata del esqueleto de Agustín Luengo Capilla (1849-1875), más conocido por el nombre de "Gigante extremeño" por su estatura y origen. Agustín nació en Puebla de Alcocer (Badajoz) el 15 de agosto de 1849, siendo el primer hijo de Crisanto -de profesión zapatero- y de Josefa, quienes tuvieron otros cinco hijos -uno de ellos muerto a edad temprana-, ninguno con unas características físicas similares a las de Agustín.
Agustín Luengo Capilla padecía gigantismo, una enfermedad rara provocada por la producción excesiva durante la infancia de hormona del crecimiento, debido a un adenoma hipofisario. La incidencia de esta patología se establece en 3-4 pacientes por millón de habitantes/año y la prevalencia en 40-60 personas por millón (Sánchez Gómez, 2017: 88, n. 3). La altura desmesurada se acompaña además de deformaciones en manos, pies y cráneo, donde se produce también un crecimiento excesivo de la nariz, mentón, pómulos, orejas y arcos superciliares.El Dr. Pedro González Velasco nos cuenta que Agustín Luengo no mostró nada de particular en su aspecto físico hasta los 14 años, cuando empezó a crecer más de lo normal, hasta llegar a una altura de 2,35 m. Desde muy pronto este crecimiento inusual se vio acompañado de problemas de salud, como pérdida de vista o dolores de cabeza, habituales en esta enfermedad.
El 28 de agosto de 1875 llegó a Madrid, después de haber viajado por Andalucía. Se ha considerado en ocasiones que allí había estado trabajando en un circo, noticia recogida en varias crónicas periodísticas posteriores, no obstante, a su muerte y que parece que podría estar avalada por dos carteles conservados en el Museo del Gigante Extremeño (Puebla de Alcocer, Badajoz), donados por familiares de Agustín, en los que aparece éste a modo de reclamo. Sin embargo, el propio Dr. Velasco no hace referencia a que ésta fuera la forma de ganarse la vida de Agustín en la breve semblanza que hace de él en 1878, con motivo de la presentación de sus restos en la Exposición Universal de París. No hay certeza, por tanto, sobre cómo Agustín se pudo ganar la vida, sobre si actuó o no en circos o, quizá de forma más puntual, en ferias. Sí indica el Dr. Velasco en su autopsia del cadáver que presentaba signos de malnutrición debidos a la pobreza en la que había vivido, algo que no parece compatible con una vida estable en el circo.
Durante la estancia de Agustín en Madrid, el diario La Correspondencia de España da la noticia de que es presentado al rey Alfonso XII el 3 de octubre de 1875. Se indica también que se encuentra algo enfermo, pues en la capital se vieron agravados sus problemas de salud, con dolores de rodilla que se extendieron a las zonas abdominal y torácica. Dada su precaria situación económica, fue tratado por un profesor de la Beneficencia domiciliaria, que ayudó al Dr. Velasco a contactar con Agustín y parece que medió para disponer de su cuerpo, que interesaba a Velasco para su Museo Antropológico por su afición a la teratología.
Cuando el Dr. Velasco conoció y examinó a Agustín destacó, además de su estatura, la piel pálida, la falta de vello en la cara, el prognatismo de la mandíbula, la atrofia de los genitales y su extrema delgadez, así como los dedos gordos acaballados, debido a unos zapatos que le hizo su propio padre, pequeños para sus pies de casi 35 cm de longitud.
Agustín falleció en Madrid el 31 de diciembre de 1875, a la edad de 26 años, como consecuencia de la enfermedad y el 1 de enero de 1876 fue trasladado al Museo Antropológico, gracias a la cesión hecha por su madre, quien lo acompañaba en su estancia en la capital. Manuel Antón da noticia de que Velasco llegó a un acuerdo con Agustín para que cediera su cuerpo para el museo a cambio del pago de la cantidad de 3.000 pesetas, en parte abonada al propio Agustín en vida y en parte a sus padres; no obstante, no se conserva documentación que confirme este dato ni el propio Dr. Velasco hace referencia a ello en la publicación para la Exposición Universal de París referida anteriormente.
Ya en el museo, el Dr. Velasco practicó la autopsia y procedió a sacar un molde de escayola y a conservar los restos óseos sobre el tablero de madera en el que han estado expuestos durante muchos años. Velasco relata de forma detallada todo el proceso, destacando lo quebradizo de los huesos y el debilitamiento general de su organismo.
El esqueleto y el vaciado del cuerpo de Agustín Luengo quedaron expuestos en el salón grande del Museo Anatómico un mes después de la muerte de Luengo; varios meses después se presentaría también un molde cubierto por la piel y la vestimenta que Agustín solía llevar, destruido probablemente en los años 40 del siglo XX por orden del entonces director, José Pérez de Barradas.

-González Velasco, P., 1878: Catálogo de los objetos presentados en la Exposición Universal de París en 1878, Madrid, 23-29.
-Mora Postigo, C., 1993: Antropología física. Museo Nacional de Antropología, Ministerio de Cultura, Madrid, 12.
-Romero de Tejada, P., 1992: Un templo a la ciencia. Historia del Museo Nacional de Etnología, Ministerio de Cultura, Madrid, 14.
-Sánchez Gómez, L. A., 2014: "El Museo Antropológico del Dr. Velasco (anatomía de una obsesión)", Anales del Museo Nacional de Antropología XVI, 278-283.
-Sánchez Gómez, L. A., 2017: "Anatomías míticas: el caso de Agustín Luengo Capilla, el "Gigante Extremeño", Revista Historia Autónoma 10, 87-104.
Datación 1876
Lugar de Producción/Ceca Puebla de Alcocer (Badajoz (provincia), Extremadura)
Descriptores Onomásticos Luengo Capilla, Agustín
Lugar de Procedencia Madrid(Comunidad de Madrid, España)
Compra, González Velasco, Pedro
Bibliografía MORA POSTIGO, Concepción. Antropología Física. Museo Nacional de Antropología. Madrid: Dirección General de Bellas Artes y Archivos, 1993. p. 12.

RUIZ JIMÉNEZ, Inmaculada. Conservación y restauración del material etnográfico. Museo Nacional de Etnología. Madrid: Ministerio de Cultura, 1999. pp. 68 y 69.
Catalogación Pérez Ruiz, María
| más imágenes |

Foto: Arantxa Boyero Lirón

Foto: Arantxa Boyero Lirón

Foto: Arantxa Boyero Lirón

Foto: Arantxa Boyero Lirón

Subir

© Ministerio de Cultura | v48.1 | NIPO: 551-09-054-8Accesibilidad