Museo Museo Arqueológico Nacional
Inventario 2009/95/FD00071
Clasificación Genérica Archivo personal
Objeto/Documento Carta
Autor/a Contreras y Camargo, Enrique
Conjunto Correspondencia_Coleccion Melida; Conjunto general MELIDA
Materia/Soporte Papel
Técnica Escritura manual
Impresión
Dimensiones Altura = 212 mm; Anchura = 135 mm
Descripción Carta manuscrita sobre papel, con tinta negra Presenta en el anverso inscripción y texto con dieciseis líneas, y en el reverso texto con doce líneas y firma del autor
Contenido Carta de Enrique Contreras y Camargo dirigida a José Ramón Mélida, pidiendo que le remitiera algunas fotografías de los nuevo hallazgos hechos en Numancia para su utilización en la sección "La Historia y la Pintura en el arte del teatro" de la revista "El Arte del teatro" con objeto de ilustrar la reseña que sobre el texto de Numancia, escrito por Cervantes, él iba a hacer.
Inscripciones/Leyendas Anverso, ángulo superior izquierdo, Impresión
El Arte del Teatro REVISTA QUINCENAL ILUSTRADA OFICINAS: Calle San Mateo, núm. 1, Madrid Teléfono 1.951- Apartado 389
Firmas/Marcas/Etiquetas Reverso, Escritura manual, Firma de autor
Contreras y Camargo, Enrique
E. Contreras y Camargo [Firma rubricada]
Datación 1906[ca]-1923[ca]
Lugar de Procedencia Numancia
Lugar Específico/Yacimiento Numancia
Clasificación Razonada Enrique Contreras y Camargo, dramaturgo y escritor, fundador de la revista "El Arte del Teatro" y trabajador en "El Mundo Gráfico" junto a Mariano Zavala e Isidoro Cámara.
"El Arte del Teatro" era una publicación ilustrada donde aparecía la crónica de los estrenos y una miscelánea teatral. Al parecer, los autores de los artículos eran un grupo reducido de personas que firmaban sus escritos con pseudónimos como Armando Gresca o El Bachiller Bambalina. en la publicación colaboraron fotógrafos como Franzen, Kaulak, Alfonso y Walken, e ilustradores como Bonilla, Mani, Cyrano y Cilla.

Numancia, la ciudad celtibérica más citada en las fuentes clásicas, había sido objeto de estudio arqueológico de forma intermitente desde 1803. Por Real Orden de 27 de marzo de 1906 se dispuso la creación de una Comisión encargada de dirigir las excavaciones de la ciudad. La Comisión debía estar formada por dos académicos de la Real Academia de la Historia, uno de la de Bellas Artes de San Fernando, tres miembros de la Comisión Provincial de Monumentos de Soria y un arquitecto nombrado por el Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. Los primeros integrantes fueron Eduardo Saavedra, Juan Catalina García López, Teodoro Ramírez, Mariano Granados, Juan José García y Manuel Aníbal Álvarez. José Ramón Mélida fue vocal de la misma como académico de Bellas Artes, pasando a ser su presidente tras el fallecimiento de Saavedra en 1912.
Desde el inicio se sucedieron las reuniones de los integrantes de la Comisión. Era la primera vez que se realizaba una excavación arqueológica en superficie según el modelo europeo, de manera sistemática, coordinada y sabiendo cada uno la tarea que tenía que realizar. Igualmente, fue la primera vez que se utilizó la fotografía área para documentar los trabajos realizados, algo que fue solicitado por los arqueólogos y que realizaron durante su prácticas los aviadores militares desde el 22 de agosto de 1917.
El interés y la importancia de Numancia también tuvo su reflejo en el apoyo financiero que se prestó a su excavación, sólo superado por el presupuesto destinado a Medina Azahara, Mérida o Itálica.
Durante los años de excavaciones en los que estuvo Mélida en Numancia (1906-1923), fueron exhumados 15.000 metros cuadrados de superficie de la ciudad: diecinueve manzanas de la ciudad, todas ellas identificadas con números romanos, y veinte calles. Trabajos anteriores fueron los realizados por la Comisión de la Real Academia de la Historia en las que había participado Eduardo Saavedra (1860-1866) y las excavaciones realizadas por Schulten y Constantin Könen en 1905.
El interés por los resutados fue inmediato, también a nivel internacional. Mélida quiso hacer participes a los sorianos y a quienes quisieran saber sobre las excavaciones, publicando en el diario madrileño "El Correo", una crónica titulada "Numantiana", donde daba cuenta de los trabajos realizados y cuál era su evolución. Otras medios de difusión fueron los artículos por él publicados, por ejemplo, en el Boletín de la Real Academia de la Historia, o el envío de las memorias de excavaciones a la Junta Superior de Excavaciones y Antigüedades, algo obligatorio desde la promulgación de la Ley de Excavaciones el 7 de julio de 1911.
Fruto de las excavaciones fue la creación del Museo Numantino. Desde el inicio fueron muchos los objetos guardados en una habitación alquilada por Juan Catalina García para que hiciera de almacén. Sin embargo, el volumen de lo encontrado era tal que pronto se hizo necesario solicitar que se dotase a la Comisión de un lugar adecuado para custodiarlo. Fue el senador soriano Ramón Benito Aceña el que apremió la creación de un edificio destinado a albergar todo lo encontrado en Numancia, motivo por el cual cedió el terreno para su construcción en el paseo del Espolón de Soria. El 18 de septiembere de 1919, José Ramón Mélida pronunció un discurso en el recién inaugurado Museo Numantino ante la presencia del rey Alfonso XIII. Sin embargo, Benito Aceña no pudo disfrutar del museo al haber fallecido en 1916. A él le dedicó una Necrológica José Ramón Mélida, publicada en el número 70 del Boletín de la Real Academia de la Historia.
El Museo Arqueológico Nacional también fue lugar de recepción de los hallazgos de Numancia. Aunque los trabajos de Shculten habían permitido que el MAN contara con algún objeto de la excavación soriana, el verdadero enriquecimiento con materiales arqueológicos no fue hasta la propuesta de Mélida de que los duplicados del Museo Numantino pasaran a Madrid.
| más imágenes |
 
 
Subir

© Ministerio de Cultura | v48.1 Accesibilidad | Mapa Web | Créditos | Contacte con Cer.es | Condiciones de uso | NIPO: 551-09-131-6