Foto: Pablo Linés Viñuales

:: Ampliar Imagen ::

Museo Museo Nacional del Romanticismo
Inventario CE2061
Clasificación Genérica Textiles; Objetos varios
Objeto/Documento Bordado
Autor/a Pindemonti, Elisa
Materia/Soporte Cartón
Fibra de seda
Técnica Bordado [a mano]
Dimensiones Altura = 13 cm; Anchura = 16,50 cm
Marco: Altura = 22,30 cm; Anchura = 25,70 cm
Descripción Tarjeta de felicitación con inscripción : "Hoy mamá que es el día de tu santo / Mostrarte quiero mi filial ternura / Ansiando que tu gozo y tu ventura / Sean de tu hija el delicioso encanto / Elisa Pindemonti ". Orla bordada con forma de ramo cerrado con un lazo, en hilos de seda de colores verde, rosa, azul y amarillo, con flores a punto de pasado y tallos de cadeneta, rematada en su parte superior por dos aves realizadas en hilos de seda azul a punto de pasado que portan una corona de laurel en hilos de seda rosa y verde con hojas a punto de pasado y tallo de cadeneta.
Se enmarca con paspartú marrón y marco de madera dorada.
La destreza en las labores ocupará un papel fundamental en la educación que las niñas recibían en los conventos o en colegios en el siglo XIX, y que formaban parte de las llamadas labores del hogar o labores de adorno. La mujer afirmaba su papel de "ángel del hogar" decorando cada ángulo de su casa: toallas, centros, cojines, reposapiés, fundas para sillas, tapetes, cortinas, barandillas, paneles contra el fuego, etc.
Las niñas se iniciaban en las diferentes técnicas de la costura ejecutando "trabajos de prueba" o dechados, en los cuales aprendían a hacer cenefas, vainicas, deshilados o letras que servirían para marcar las prendas de su ajuar. Estos dechados también se convirtieron en instrumentos de alfabetización donde las muchachas aprendían a leer y escribir. Posteriormente, continuarían con otras labores más especializadas como el bordado o el encaje, la calceta, la frivolité, el crochet, el punto de red, o el dobladillo, que aplicaban a la indumentaria, a los ajuares domésticos y a los ornamentos de iglesia.
Las revistas femeninas ofrecían patrones y diseños para poder llevar a cabo todas estas labores. Los grandes avances de la imprenta contribuyeron a un considerable aumento de esquemas y modelos: parece ser que en 1840 se publicaron más de catorce mil. Por otro lado, los progresos de la química y de la industria textil surgidos en el siglo XIX, permitieron satisfacer la creciente demanda de tejidos, hilos de colores o utensilios para la ejecución de bordados y encajes.
Iconografia Motivos vegetales y animales
Contexto Cultural/Estilo Edad Contemporánea
Subir

© Ministerio de Cultura | v49.0 Accesibilidad | Mapa Web | Créditos | Contacte con Cer.es | Condiciones de uso | NIPO: 551-09-131-6