Foto: Pilar Záforas Gil

:: Ampliar Imagen ::

Museo Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González Martí
Inventario CE2/01359
Objeto/Documento Blusa
Materia/Soporte Fibra de algodón
Lana
Técnica Tejido
Dimensiones Longitud = 123 cm; Anchura = 86 cm
Cuello: Longitud = 8 cm; Anchura = 17 cm
Manga: Anchura máxima = 82 cm
Descripción Huipil mixteca, de algodón listado con decoración geométrica en rojo y amarillo.
Iconografia Ornamento de forma geométrica
Datación 1901[ca]-1945[ca]
Contexto Cultural/Estilo Triqui/Driqui
Lugar de Producción/Ceca México (América)
Estado de Oaxaca [San Andrés Chicahuaxtla]
Clasificación Razonada El huipil, cuyo término deriva del nahuatl huipilli, es una prenda femenina para cubrir el torso que se caracteriza por estar confeccionada con un solo lienzo doblado por la mitad y en el cual se practica una abertura en el centro para pasar la cabeza. Los laterales pueden ir cosidos creando unas mangas o sueltos. Se trata de una prenda de origen prehispánico. La longitud de los huipiles es variable, pudiendo ser corta hasta la cintura (en este caso se puede confundir con las blusas) o larga hasta los tobillos. En este caso las mujeres usan los huipiles como única prenda de vestir, lo cual es común entre las mixtecas de Santa María Zacatepec, estado de Oaxaca (Lechuga, 1986: 26). Pero en general se usa combinado con una falda o un enredo. Los huipiles pueden colgar libremente o estar recogidos debajo de la falda.
Los huipiles suelen ser de algodón o de lana o de ambos materiales. Otros están realizados con materiales industriales. Para decorar las piezas se usan técnicas de tejido y de bordado, así como listones de varios colores y encajes. Los materiales, decoraciones y colores varían en función de los pueblos, del rango social de las mujeres y de los usos que se dan a las prendas: de diario, de fiesta, para bodas, etc.
Lleva una etiqueta escrita por Manuela Ballester: "Huipil mixteca adquirido en Acaponeta en 1947". Se trata sin embargo de un huipil de la etnia triqui procedente de San Andrés Chicahuaxtla, en el municipio de Nochixtlán, Oaxaca (según información aportada por Eva Romero y Marco Antonio Aguilera del Museo Textil de Oaxaca, consulta del 17-07-2014). Los triquis habitan en el oeste del estado de Oaxaca, en las localidades de San Andrés Chicahuaxtla y Santo Domingo del estado, municipio de Putla Villa de Guerrero; San Martín Itunyoso y San José Xochistlán, municipio de Tlaxiaco; San Juan y San Miguel Copala, del distrito de Juxtlahuaca. Este territorio pertenece a la región mixteca. El término "triqui" deriva de "driqui" en el idioma triqui, compuesto por "dri" o "dre" que significa "padre" y "qui" que significa "señor supremo". Era el nombre con el que este pueblo se dirigía a sus superiores. Los españoles lo usaron para referirse al propio grupo.
Los huipiles de los triquis, llamados ri´ni, son muy largos. Están confeccionados en algodón blanco y decorados con franjas horizontales de 1 a 5 cm. de ancho entretejidas en rojo y morado. En el pecho y la espalda hay una franja más ancha con dibujos en zigzag. Los huipiles triquis no están cosidos bajos los brazos, tan sólo unos 20 cm. desde la orilla. El cuello es redondo y está ornado por dos listones de colores superpuestos que caen por la espalda. En contextos festivos, las mujeres pueden llevar varios huipiles superpuestos recogiendo el que está por encima para que se puedan admirar los de debajo. Los motivos decorativos de los huipiles triquis consisten en mariposas o yawii y gusanos o lúu. Las mariposas remiten a la concepción triqui de la vida como una metamorfosis permanente y cada motivo tiene un significado específico. Cada mariposa tiene un nombre distinto en función del objeto que representa y que remiten a la astrología, la fauna, el ser humano, los utensilios y la flora. De esta manera el conjunto de mariposas constituye como un lenguaje que refleja la cosmovisión triqui (Hernández Mendoza, 2009: 70-71). Los listones alrededor del cuello redondo simbolizan por su forma el sol y la luna, y los que caen a la espalda, el arcoíris (yukuá gu´luj que significa literalmente serpiente) presente al comienzo y al final de la temporada de lluvias.
Esta pieza forma parte de la colección de indumentaria indígena mexicana formada por prendas que Manuela Ballester (Valencia, 1908-Berlín, 1994) fue comprando en mercados del país durante su exilio en México (1939-1959). La adquisición de prendas de indumentaria junto con pinturas, bocetos y dibujos realizados por la artista, y apuntes tomados a partir de su observación e investigación forman parte de un proyecto de estudio sobre el traje indígena mexicano que Manuela Ballester inició hacia 1944 en México. Refleja su interés por la moda y la indumentaria que también plasma en sus series de "Figurines de moda", "Embajadoras" y "Teatro".

Bibliografía:
Hernández Mendoza, Fidel, Daj nadure´ sinugun´. Los usos de la lengua Nanj nïn´ïn y del español en las comunidades Triquis de Chicahuaxtla, (tesis doctoral) Universidad Mayor de San Simón, Cochabamba, Bolivia, 2009. http://bvirtual.proeibandes.org/bvirtual/docs/tesis/proeib/Tesis%20Fidel%20Hernandez.pdf (consultado 23-07-2014)
Bibliografía Daj nadure sinugun. Los usos de la lengua Nanj nïn ïn y del español en las comunidades Triquis de Chicahuaxtla (Tesis Doctoral). Disponible en: <http://bvirtual.proeibandes.org/bvirtual/docs/tesis/proeib/Tesis%20Fidel%20Hernandez.pdf (consultado 23-07-2014)>
Forma de Ingreso Donación
| más imágenes |

Foto: Pilar Záforas Gil

 
Subir

© Ministerio de Cultura | v49.0 Accesibilidad | Mapa Web | Créditos | Contacte con Cer.es | Condiciones de uso | NIPO: 551-09-131-6