Museo Museo de Ávila
Inventario 97/53/1
Clasificación Genérica Bellas Artes
Objeto/Documento Sepulcro
Tipología/Estado Yacente
Autor/a Vasco de la Zarza (Lugar de defunción: Ávila, 1524)
Título Sepulcro de Don Bernardino de Barrientos
Materia/Soporte Mármol
Dimensiones Altura = 133 cm; Longitud = 207 cm; Anchura = 84 cm
Descripción Figura yacente de un joven que viste armadura, apoya la cabeza sobre un triple cojín de minuciosa labor de bordado, lleva amplio collar de cadena, y mantiene con ambas manos su espada en el centro del pecho. Ha perdido un pierna y la probable alegoría -¿yelmo?, ¿león?, ¿paje?- a los pies.
En el frontal, por simetría con lo conservado, dos niños -putti-, flanqueado cada uno por un elegante roleo, sostienen el escudo cuya mitad intacta presenta las hojas de higuera de los Figueroa.
Datación 1501=1520
Contexto Cultural/Estilo Renacimiento
Lugar de Procedencia Zapardiel de la Cañada
Lugar Específico/Yacimiento Dehesa de Serranos de la Torre
Clasificación Razonada Esta tumba se preparó en la antigua iglesia -convertida en vivienda, hace décadas- del castillo de la dehesa de Serranos de la Torre, en Zapardiel de la Cañada, construido por el señor del lugar Pedro de Barrientos, en el siglo XV.
Es obra de Vasco de la Zarza (14??-1524), importante escultor del Renacimiento abulense, encargada probablemente por el mismo Pedro de Barrientos para su sobrino Bernardino, quien no la llegó a ocupar, por causas desconocidas. El monumento funerario estaba en el primer arcosolio de la capilla, que también fue decorado con relieves de yeso: casetones de rosetas en el arco, motivos pompeyanos en las jambas y, acaso en el frente, un nicho de la Virgen con Niño. Bajo el arco, el sepulcro del Caballero en alabastro, la figura yacente y el frontal heráldico. Todo con una esmerada talla de gran valor artístico.
El difunto es un joven que viste armadura, apoya la cabeza sobre un triple cojín de minuciosa labor de bordado, lleva amplio collar de cadena, y mantiene con ambas manos su espada en el centro del pecho. Ha perdido un pierna y la probable alegoría -¿yelmo?, ¿león?, ¿paje?- a los pies. Como imagen es muy semejante, casi clónica, a la de Don Iñigo López Carrillo de Mendoza en la capilla de San Ildefonso de la catedral de Toledo, también de Vasco de la Zarza. En el frontal, por simetría con lo conservado, dos niños -putti-, flanqueado cada uno por un elegante roleo, sostienen el escudo cuya mitad intacta presenta las hojas de higuera de los Figueroa, un apellido que está en la base del linaje Barrientos.
Hacia 1970, los antiguos dueños de la dehesa deshicieron la tumba -vacía- dejando sólo en la antigua capilla el bloque del Caballero, hasta las rodillas, como escultura decorativa; el resto se guardó en un cobertizo. Después, el propietario actual del castillo, D. Antonio Vaquero, consciente de la trascendencia del monumento, lo depositó en el Museo, en 1997, donde se ha recompuesto con todos los fragmentos recuperados en el antiguo
cobertizo y entre las tierras.
Bibliografía MARINÉ ISIDRO, María(dir); JIMÉNEZ GADEA, Javier; VACAS CALVO, José Antonio. Cien piezas del Museo de Ávila. Ávila: Junta de Castilla y León, 2011. Página 75, ficha 61.
Forma de Ingreso Depósito
Fecha de Ingreso 28/04/1997
Subir

© Ministerio de Cultura | v48.1 Accesibilidad | Mapa Web | Créditos | Contacte con Cer.es | Condiciones de uso | NIPO: 551-09-131-6